Seleccionar página

Entonces, ¿con qué frecuencia ladran los pastores alemanes? La cantidad de ladridos de un pastor alemán depende en gran medida de la cantidad de entrenamiento que tenga. Los pastores alemanes son perros inteligentes y pueden ser entrenados para ladrar solo bajo orden. También pueden aprender comandos para dejar de ladrar, y los perros que ladran mucho generalmente no han sido entrenados bien.

Muchos factores pueden entrar en juego cuando se trata de con qué frecuencia ladra un pastor alemán. Cada una de estas y algunas de sus soluciones se discutirán más adelante en este artículo.

¿Por qué ladran los pastores alemanes?

Los pastores alemanes ladran como una forma de expresar sus emociones y pensamientos, por lo que encontrar la fuente de sus ladridos puede ayudar a entrenarlos para que no lo hagan.

Los pastores alemanes tienen una historia de ser inteligentes y activos. A menudo tenían que ladrar cuando trabajaban como pastores para advertir del peligro y evitar posibles amenazas. Ladrar es una herramienta que la mayoría de los perros usan para comunicarse con quienes los rodean, y ahora entran en juego varios factores para los pastores alemanes en cuanto a por qué pueden ladrar.

Algunas de estas razones incluyen:

Aburrimiento

Un pastor alemán necesita mucha estimulación física y mental. Si no hacen un promedio de dos horas de ejercicio al día, se inquietarán. Tienen demasiada energía para gastar, y sin una liberación, un pastor alemán probablemente comenzará a ladrar debido a ese aburrimiento e inquietud.

Los pastores alemanes también necesitan estimulación mental. Si se quedan solos demasiado tiempo y no tienen nada que ocupar sus mentes durante ese tiempo, pueden comenzar a ladrar como una liberación de esas emociones de aburrimiento.

También pueden sufrir ansiedad por separación por estar lejos de ti durante tanto tiempo, lo que puede conducir a ladridos y otros problemas de comportamiento.

Asegúrese de que su Pastor Alemán reciba mucha estimulación mental, ya sea en forma de entrenamiento o rompecabezas u otra cosa, para evitar que ladren por aburrimiento.

Socialización insuficiente

Los pastores alemanes son perros muy cariñosos y leales. Protegerán a su familia y seres queridos ferozmente, lo que puede ser tanto una bendición como una maldición. Si no se socializan bien, entonces pueden percibir a cualquier extraño como una amenaza y volverse agresivos hacia ellos. ¡En muchos casos, esta agresión toma la forma de ladridos!

Si su perro ladra a nuevas personas y situaciones, podría ser una señal de que está estresado y necesita más socialización.

Socialice a un pastor alemán presentándolos, preferiblemente a una edad temprana, a nuevas personas y nuevos lugares. Traiga golosinas para que puedan tener experiencias positivas y sepan que estas personas y lugares no son amenazas.

Cuanto más hagas esto, más se acostumbrará un perro a estas cosas, se sentirá menos amenazado y probablemente ladrará menos en estas situaciones.

Si su pastor alemán solo vive en el patio trasero y no se le permite ser parte de la familia, esto también puede ocasionar problemas con sus habilidades sociales. Esto lleva a varios problemas, incluido el aburrimiento y la falta de estimulación. Los pastores alemanes son razas sociales que necesitan sentirse parte de una familia.

Si no entienden eso, pueden ladrar como resultado de la soledad o porque están tristes y quieren atención. Estas emociones también pueden hacer que se vuelvan agresivas. Deje que su pastor alemán entre de vez en cuando o salga a visitarlos con frecuencia. Permitirles sentirse como un miembro de la familia los ayudará a ladrar con menos frecuencia.

Ser amigable

Como se dijo anteriormente, muchos perros ladran como una forma de expresar sus emociones. Los pastores alemanes son perros cariñosos y enérgicos, y si no están entrenados para no ladrar, pueden ladrar a menudo como un saludo a sus seres queridos.

Este tipo de corteza suele ir acompañada de meneo de cola y, posiblemente, de saltar. Como todas las otras razones para ladrar, esto se puede reducir a través del entrenamiento.

Salud

Los perros pueden reaccionar de manera diferente a varios problemas de salud. A veces se vuelven letárgicos, a veces comienzan a masticar cosas ya veces ladran.

Esta puede ser una razón de salud simple, como si tienen hambre o sed, o algo más grave. Pueden lesionarse y sentir dolor, y ladrar como una liberación de eso.

Si su pastor alemán no suele ladrar y parece que lo hace con más frecuencia, puede ser una buena idea, después de evaluar otras posibilidades, verificar si hay problemas de salud. Cosas como la displasia de cadera a menudo afectan a los pastores alemanes, por lo que llevar a su perro a un veterinario y examinarlo puede no ser una mala idea.

Cómo reducir los ladridos

Un pastor alemán generalmente ladrará tan a menudo como lo permita su propietario, o en otras palabras, cuánto está entrenado para ladrar.

Ladrar puede ser una herramienta importante para los pastores alemanes. Muchos policías u otros militares entrenan a sus pastores alemanes para ladrar cuando detectan drogas, peligro o cualquier otra cosa que pueda necesitar para alertar a otros.

Los pastores alemanes toman tiempo para entrenar, pero son inteligentes y capaces de aprender rápidamente, siempre que el entrenamiento sea constante.

Hay algunas cosas que debes probar al entrenar a un perro para reducir su ladrido. Un método es entrenarlo para que ladre por comando y desde allí para que deje de ladrar por comando.

Para hacer esto, haz que tu perro tenga energía y emoción para que ladre. Abre y cierra una mano como si tu mano estuviera hablando, y di la palabra de comando, como “hablar” a tu perro. Cuando tu perro ladra, dale un capricho. Después de que comience a obtenerlo, no lo recompense por ladrar más de una vez para que comprenda que solo quiere un ladrido.

Después de que su perro entienda lo que significa su comando y señal de mano, ahora puede hacer lo contrario. Haga que su perro se energice y se emocione nuevamente, y haga que ladre. Pon tu mano delante de sucara para que vea y haga una señal de silencio mientras dice la palabra silencio, o detener, o el comando que elija.

Una vez que tu pastor alemán deje de ladrar, recompénsalo con un regalo. Eventualmente, comprenderá lo que significan ambas señales de mano y comandos, y no ladrará cuando no lo desee.

Otra forma de reducir los ladridos es asociar las cosas a las que ladra con cosas buenas como golosinas. Si su pastor alemán está ladrando a personas o automóviles o algo más en ese sentido, puede distraerse y entrenarlo para que no lo haga.

Cuando comienza a ladrarle a algo o a alguien, llama su atención y dale un regalo que ama mucho. Eventualmente, comenzará a asociar el objeto o la persona con un regalo, y se distraerá de ladrar.

Este método puede no ser tan efectivo como simplemente entrenar a su perro cuando ladre, porque podría ser algo completamente diferente por lo que está ladrando, o podría pensar que el ladrido le dará el premio, si no se hace bien. Solo da golosinas cuando tu pastor alemán haya dejado de ladrar para que sepa lo que quieres.

Como los pastores alemanes son bastante fáciles de entrenar, es bastante fácil llegar a ellos para no ladrar. La frecuencia con la que ladran depende básicamente de usted y de la atención y el entrenamiento que le brinde a su perro. Uno que ladre mucho puede no estar tan bien entrenado, o puede haber un problema subyacente que no se ha abordado.

Presta atención a las necesidades de tu pastor alemán, y entrénate joven, y los ladridos no deberían ser un gran problema. ¡Esta es una gran noticia para alguien con vecinos cercanos u oídos sensibles!

Preguntas relacionadas

¿Son agresivos los pastores alemanes? Los pastores alemanes no son inherentemente agresivos. En realidad son perros amorosos y afectuosos. Sin embargo, si no están bien entrenados o socializados, o si no reciben suficiente estimulación, pueden volverse agresivos. Pasar tiempo con ellos y entrenarlos con amor y atención puede evitar esto.

¿Diferentes ladridos significan cosas diferentes? Por lo general, una corteza de tono más bajo es una marca de agresión, búsqueda de atención, diversión u otra cosa. Una corteza más aguda suele ser un signo de alarma, miedo o dolor. Otras señales como mover la cola o gruñir también indican la razón detrás del ladrido.