Seleccionar página

¿Está interesado en tener un Bulldog inglés pero se pregunta si ladran mucho? El bulldog inglés parece un perro tranquilo con una cara bonita, pero ¿esa apariencia va de acuerdo con su personalidad? Aquí descubrirá todo lo que necesita saber acerca de los Bulldogs ingleses y los ladridos.

¿Los bulldogs ingleses ladran mucho?

¿Los bulldogs ingleses ladran mucho? No. Los bulldogs ingleses no ladran mucho. Con una cara adorable que siempre está buscando amor y afecto, hacen muchos otros ruidos que son divertidos. 

Estos otros ruidos pueden o no afectar a los vecinos, pero deben ser considerados por los posibles propietarios, ya que algunas personas los encuentran irritantes. Si tener un perro que hace ruidos tan únicos como la raza en sí misma, ¡esta raza es adecuada para usted!

El bulldog inglés no ladra mucho, que es lo que la mayoría de las personas no quieren escuchar cuando están cerca. Esto combinado con su tamaño puede ser perfecto para aquellos que viven en apartamentos. Esto no significa que no ladren en absoluto, porque lo hacen, solo que no muy a menudo.

El bulldog inglés ladrará cuando lo considere necesario, como cuando alguien viene a la puerta o si hay algún tipo de interrupción o perturbación en su vida pacífica. Se puede pensar que este ladrido le permite al propietario o la familia saber que algo está sucediendo y que necesita ser reparado.

Su ladrido puede ser tan intimidante como la raza misma. En comparación con otros perros de su tamaño, su ladrido puede ser profundo e intenso. Esto puede ser sorprendente debido a su tamaño.

Con una naturaleza tranquila y relajada, esta raza es muy independiente, lo que puede atribuirse a su falta de ladridos. Solo ladran cuando hay una razón para hacerlo.

Esto no significa que el bulldog inglés esté callado todo el tiempo, ni mucho menos. Hacen una variedad de otros ruidos que algunos propietarios pueden encontrar tan adorablemente lindos como el perro en sí, mientras que otros los encuentran molestos.

¿Por qué ladran los bulldogs ingleses?

El bulldog inglés, como otras razas de perros, ladrará como un medio de comunicación, similar a cuando los humanos hablan.

Si tienen una necesidad o un deseo particular, utilizarán los ladridos u otros ruidos selectos para comunicar esto. A veces lo combinan con el lenguaje corporal, como caminar, sentarse, correr por la casa o empujar a su dueño.

También ladran o hacen ruidos para comunicarse cuando algo está sucediendo, ya sea dentro del entorno de su hogar o fuera de él. Esta comunicación se puede hacer para que su dueño o familia sepan que necesitan investigar algo.

Los ladridos y otros sonidos a veces ocurren cuando el bulldog inglés quiere expresar emociones. Las emociones pueden ser muy difíciles de expresar para los humanos; los perros no son diferentes en ese sentido. 

Pueden tener miedo o sentirse emocionados, a veces pueden estar deprimidos o sentirse solitarios. Este ladrido u otro ruido es su único medio de expresar cómo se sienten.

Si el bulldog inglés no ladra mucho, ¿qué otros ruidos hacen?

El bulldog inglés hará una variedad de ruidos que son tan únicos como la raza misma. Estos pueden incluir gemir, llorar, jadear, y gruñir. Algunos de estos ruidos pueden sorprender a su dueño o familia, ya que no parecen ser el tipo de perro que haría un ruido como ese.

Muchos de estos ruidos salen como lo hacen debido a sus características faciales especiales. 

Estas características faciales pueden convertir los sonidos normales de los perros en musicales divertidos para que el disfrute de su propietario o familia. Esto puede hacer que el bulldog inglés parezca un comediante.

¿Se pueden reducir el ruido de los bulldogs ingleses u otros ruidos?

Sí, los bulldogs ingleses que ladran u hacen otros ruidos se pueden reducir si se vuelven excesivos.

La mejor manera de hacer esto es asegurarse de que estén adiestrados lo antes posible. El adiestramiento le enseña al bulldog inglés a no ladrar o hacer otros ruidos si fuera necesario.

Cabe señalar que el bulldog inglés es una raza difícil de entrenar, ya que tienen una naturaleza muy fuerte e independiente. Aunque el bulldog inglés no ladre, siempre va a necesitar adiestramiento; el propietario debe estar preparado con una multitud de recursos para hacerlo.

El bulldog inglés responde bien a la recompensa de golosinas cuando se adiestra para no ladrar en exceso u otros hábitos negativos, pero esto debe usarse con precaución. 

Les gustan las golosinas demasiado y, aunque la recompensa puede ser atractiva para lograr el objetivo de adiestramiento, puede ser contraproducente para el Bulldog inglés.

Antes de comenzar un programa de adiestramiento para un bulldog inglés, es mejor consultar primero al veterinario para asegurarse de que el ladrido no sea causado por otra cosa. Los bulldogs ingleses no suelen ladrar mucho.

¿Cuál es la mejor manera de aprender y comprender lo que el bulldog inglés está tratando de decir cuando ladran?

La mejor manera de aprender y comprender lo que el bulldog inglés está tratando de decir cuando ladra es prestar atención a lo que está sucediendo con él o ella y su alrededor.

Esto puede incluir su lenguaje corporal, con qué frecuencia ladran o con qué volumen. Si ladran solo una o dos veces, no es algo de gran importancia. Si ladran o hacen otros ruidos sin parar, entonces el problema es urgente y necesita la atención inmediata de su propietario.

El lenguaje corporal puede ser tan importante como los ladridos o los ruidos mismos. Si están parados junto a la puerta cuando ladran, pueden tener que ir al baño o tienen curiosidad por algo afuera.

Comprender lo que un bulldog inglés está tratando de comunicar requiere paciencia, tiempo y dedicación. Esto generalmente ocurre durante las primeras semanas o meses de tener un nuevo perro.  

A medida que el propietario o la familia conocen al perro y este se acostumbra a su entorno familiar, se abre la puerta a la comunicación y se fomenta la cercanía.

Esto no significa que cada vez que su bulldog inglés decida ladrar o hacer ruido usted necesita detenerse para ver lo que su perro está haciendo y prestarle toda su atención, ya que podría malacostumbrar a su mascota. Significa que debe ir conociendo a su bulldog inglés y entender la causa de su ladrido si quiere aprender el estilo de comunicación de su perro.

¿Pueden los problemas de salud contribuir a los hábitos de ladrido del bulldog inglés?

Sí. Los problemas de salud pueden contribuir a la frecuencia con la que el bulldog inglés ladra o no. Esto es cierto para todas las razas de perros.

No es probable que dibujen una señal que diga, me duele el vientre o tengo una astilla en el pie, por lo que los ladridos, los sonidos y el lenguaje corporal son la forma en que comunican los problemas de salud a su propietario. A veces ni siquiera saben que lo están haciendo.

Dado que ladrar es la principal forma de comunicación de un bulldog inglés, es una de sus únicas formas de informar a su propietario o familia cuando algo no está bien con él o ella. Esto puede ser emocional o físico y, a veces, se combina con otros ruidos y lenguaje corporal.

Si un bulldog inglés está ladrando, rascando o lamiendo en exceso, o si muestra otros hábitos físicos junto con los ladridos, es mejor tomarse un momento e intentar abordar cuál podría ser el problema.

Los cambios en los comportamientos o hábitos junto con los ladridos de los bulldogs ingleses también pueden indicar un problema de salud. Por ejemplo, orinar en la alfombra todas las mañanas cuando normalmente lo haría afuera puede indicar un problema de salud.

Esto no significa que el problema sea grave, pero sí significa que el bulldog inglés está tratando de comunicar a su dueño o familia que algo no está bien con él o ella física o emocionalmente.

Consultar a su veterinario es la mejor manera de abordar problemas de este tipo. Puede explicarle lo que podría estar pasando con su bulldog inglés que de repente comienza a ladrar mucho o muestra otros cambios físicos.

En conclusión

El bulldog inglés no ladra mucho, pero sí hace una variedad de otros ruidos para que los disfrute su propietario o familia. 

Estos ruidos pueden variar desde entrañables hasta molestos en un día determinado y son simplemente una parte de este estilo de comunicación de su raza única.

¡El bulldog inglés es una gran mascota en todas las situaciones, debido a sus ladridos discretos y una variedad de otros ruidos que hacen, es imposible evitar enamorarse de ellos!