Seleccionar página

Decidí que quería tener otra mascota; ya tenía un gato, así que decidí que un perro sería perfecto. El Bulldog parecía tener una personalidad amigable y divertida, pero no era demasiado grande para mí. Como dueño de un gato, necesitaba saber si un Bulldog se llevaría bien con mi gato.

Después de un poco de investigación y lectura, obtuve todas las respuestas que necesitaba.

¿Los Bulldogs se llevan bien con los gatos?

¿Los Bulldogs se llevan bien con los gatos?  Sí, los Bulldogs se llevan bien con los gatos la mayor parte del tiempo. Con su naturaleza tranquila y amigable con los demás, esta raza probablemente se convertirá en un amigo rápido del gato de la familia.  Ocasionalmente, un Bulldog puede tener problemas con los gatos, pero la raza Bulldog suele ser abierta y fácil de aceptar. Si quieres un perro que se combine bien con los demás, ¡el Bulldog es ese perro!

El Bulldog es una raza de perro que tiene una naturaleza amable y amorosa a pesar de sus antecedentes históricos. Si bien la cría no es el único factor que determina el temperamento de un perro, ciertamente no hace daño tener un buen comienzo.

Muchas cosas determinan si un perro se llevará bien con un gato que incluya problemas de salud, edad, su entorno, sus habilidades sociales y entrenamiento, así como la naturaleza del gato individual.

La personalidad y el temperamento de un gato pueden ser difíciles de determinar. Cada gato es único y especial en estas áreas con emociones complejas y procesos de pensamiento que varían de uno a otro.

Considerar el gato doméstico antes de seleccionar un perro de cualquier raza es el tema más importante. Su edad, salud y habilidades sociales previas con otras mascotas, incluidos los perros, establecerán el tono de lo bien que se llevarán ellos y el nuevo Bulldog.

La mejor manera de determinar esto es presentando el gato doméstico a otros perros. Si un amigo, vecino o familiar tiene un perro, esto puede ayudar a determinar qué tan aceptable será el gato.

Si el gato doméstico es indiferente o amigable con el perro, entonces es probable que el Bulldog no tenga ningún problema.

Sin embargo, si el gato doméstico se vuelve agresivo, estresado, agitado, sería mejor esperar e intentar socializar al gato más tarde.

No tiene sentido llevar un Bulldog a un hogar donde el gato doméstico pueda causar daños físicos.

El entrenamiento y las habilidades sociales son importantes para que un Bulldog o cualquier perro se lleve bien con un gato u otra mascota. Si el Bulldog está entrenado en comportamientos adecuados desde una edad temprana, con una revisión diaria repetitiva, crecerán para comprender lo que se espera de ellos en diversas situaciones.

Esto lleva tiempo y paciencia por parte del propietario, por lo que una revisión diaria es importante para reforzar continuamente los buenos comportamientos. Esto puede ayudar al Bulldog individual que puede decidir que no le gusta el gato doméstico u otra mascota.

En general, una raza muy social, el Bulldog puede parecer que tiene todas las habilidades sociales que necesitará, pero este no es el caso. Cada Bulldog tiene una personalidad única. La socialización va de la mano con el entrenamiento de obediencia y debe experimentarse lo antes posible.

Es posible que no tengan problemas para socializar, pero esto no significa que no deberían participar, ya que pueden aprender algunas habilidades muy vitales al exponerse a los gatos desde el principio.

El entorno familiar también juega un papel importante en si un Bulldog y un gato se llevarán bien. Los animales captan naturalmente las energías buenas y malas de los humanos, por lo tanto, si estamos estresados, enojados o molestos, se darán cuenta.   

Si podemos mantener un comportamiento relajado alrededor de nuestras mascotas, afectará positivamente su personalidad. Esto puede ayudarlos a llevarse bien a pesar de sus diferencias.

La salud y la edad del Bulldog individual son factores importantes para determinar si encajarán bien en un hogar con un gato.   

Mientras que un Bulldog más joven, o tal vez un cachorro, se convertirán en buenos amigos con cualquier otra mascota en un hogar, los perros mayores podrían no hacerlo.

Los bulldogs son conocidos por su fuerza muscular pero también por sus problemas de salud. Los perros mayores que tienen dolores u otros problemas de salud leves o graves pueden tener dificultades para tolerar la presencia de otro animal en el hogar.

Esto puede agregar tensión al viejo Bulldog y al gato; por lo tanto, se deben tener en cuenta al decidir obtener un Bulldog para un hogar con un gato.

Si recordamos que cada mascota, perro o gato tiene su personalidad única, podemos entender mejor las relaciones entre ellos y por qué se llevan bien o no. Si bien la raza del Bulldog puede iluminar un poco su personalidad, cada perro sigue siendo suyo.

¿Por qué el Bulldog podría tener problemas para llevarse bien con un gato?

El Bulldog generalmente tiene una personalidad acogedora y amigable, si por alguna razón no se llevan bien con un gato, podría ser causado por el gato o por problemas territoriales. 

Un Bulldog como un gato tendrá sus rasgos de personalidad que se incorporarán a la amistad. Dependiendo del gato, estos rasgos pueden hacer o deshacer la amistad. 

Si el gato es muy sociable y amigable, es poco probable que tenga problemas. Sin embargo, si el gato es territorial y agresivo, podría haber problemas incluso para el Bulldog amistoso y feliz.

Si el Bulldog no se lleva bien con el gato, podría estar relacionado con sus problemas territoriales. 

Si bien la mayoría de los Bulldogs son relajados y tranquilos, algunos se vuelven territoriales y pueden tener problemas con otros perros o gatos. El entrenamiento y la socialización adecuados pueden minimizar este problema.

¿Los cachorros Bulldog se llevan mejor con los gatos que otras razas de perros?

No, no necesariamente Todos los cachorros, independientemente del origen de la raza, pueden llevarse bien y socializar con un gato o cualquier otra persona. 

Llevarse bien es principalmente una habilidad aprendida que necesita ser enseñada. ¡La socialización durante la etapa de cachorro es muy abierta, amigable y feliz ya que todos los que no sean madre probablemente se consideran un compañero de juegos en este momento!

¿De qué maneras puedo ayudar al Bulldog y al Gato a llevarse bien?

Si por alguna razón te encuentras con un Bulldog y un gato que no se llevan bien, hay algunos pasos que puedes seguir para ayudar a fomentar una buena amistad. El primer paso debe venir antes de que se encuentren.

Lo primero que debe hacer es asegurarse de que cada mascota haya sido entrenada y socializada tanto como sea posible. Estos pasos que ocurren antes de que se encuentren y aprendan a vivir juntos promueven una mejor relación desde el primer día.

Una vez que esto se haya establecido, la primera introducción debe ser breve y dulce. Un rápido encuentro y saludo que no es una presión en la que puedan verse pero no sentirse amenazados por el otro. Es probable que esto sea más para el gato que para el perro.

Nunca deberían verse obligados a olisquearse ni a tener contacto físico. Esto debería provenir de ellos en su propio tiempo. Una vez completada esta primera introducción, deben separarse dentro de la casa para que estén seguros y tengan su propio espacio para adaptarse a la otra.

Estos pequeños fragmentos de tiempo juntos pueden incrementarse gradualmente a medida que pasa el tiempo. El propietario puede sentarse y compartir golosinas y afectos con ambas mascotas, lo que minimizará los celos y, con suerte, creará un ambiente cómodo, seguro y amoroso tanto para el Bulldog como para el gato.

Este proceso puede ser muy prolongado dependiendo de la personalidad del gato o del perro y de cómo reaccionan entre sí. El tiempo y la paciencia por parte del propietario son necesarios para el éxito.

También deben tener un lugar seguro donde puedan esconderse o buscar refugio en caso de problemas, así como su área para comer. Esto crea seguridad y minimiza los problemas territoriales relacionados con los alimentos.

La comida siempre debe alimentarse al mismo tiempo junto con afecto, golosinas y tiempo de juego para reducir cualquier problema de celos que pueda desarrollarse en cualquiera de los animales.

Si se han implementado todos estos pasos y aún surgen problemas con el hecho de que el Bulldog y el gato doméstico no se llevan bien, tal vez consultar a un veterinario o entrenador puede ayudar a allanar el camino para una relación armoniosa entre el gato y el Bulldog.

¿Qué tipo de problemas pueden surgir entre un Bulldog y un gato?

Pueden surgir varios problemas cuando dos mascotas viven juntas en la misma casa. Los problemas territoriales y de agresión son quizás los peores con la personalidad única de cada animal que se enfrenta con el otro por el control o una clasificación superior.

Afortunadamente, el Bulldog es una raza de perro feliz y amistosa. Si surgen problemas de agresión o territoriales, puede ser el gato. Los gatos pueden ser desagradables cuando se sienten amenazados, morder y rascarse son solo algunos de los problemas que pueden surgir.

Un pensamiento final

Es de conocimiento común que a lo largo de la historia los perros y los gatos generalmente no se han llevado bien. Sus diferentes antecedentes les dificultan relacionarse y entenderse entre sí.

Este no es siempre el caso con un Bulldog y un gato en el mismo hogar, pero es una posibilidad, por lo tanto, se deben tomar medidas antes de la introducción.

Afortunadamente con su increíble personalidad, ¡es poco probable que sea culpa de los Bulldogs!