Seleccionar página

¿Tiene un gato y quiere traer un gran danés a casa, o viceversa? Aquí sabrá si eso es posible o seguro. Entonces, ¿los grandes daneses se llevan bien con los gatos? Los grandes daneses pueden llevarse bien con los gatos si se familiarizan con ellos, pero algunos pueden ser agresivos con los gatos. Los grandes daneses suelen ser mascotas tranquilas, pero naturalmente les gusta perseguir y jugar con los gatos.

Aunque no todos los grandes daneses se llevan bien con los gatos, hay maneras de ayudar a un gran danés a ser amigable con los gatos. ¡Tal vez el mito de que “los perros y los gatos no pueden llevarse bien” puede ser superado por los Grandes Danés!

Grandes daneses y su relación con los gatos

En general, cuando pienso en perros y gatos, pienso en los dibujos animados en los que los perros y los gatos no se llevan bien. Siempre se muestra en los medios y la televisión que los perros y los gatos se odian, pero ¿es cierto?

Los grandes daneses son una raza muy amigable. Aunque son más grandes y pueden derribar fácilmente a las personas, son amigables y son excelentes mascotas. Sin embargo, todavía son perros y les encanta jugar con criaturas más pequeñas.

Algunos grandes daneses tienen el deseo natural de perseguir y capturar gatos. Los perros en su naturaleza quieren perseguir y ser juguetones. Por lo general, no son crueles con los gatos y otras criaturas a propósito. Uno de sus problemas es que los grandes daneses a veces no conocen su propio tamaño.

Las personas que compran Grandes Daneses se sorprenden al ver cuán grande es su perro. ¡Los Grandes Daneses puede crecer hasta 28-34 pulgadas de alto! A los grandes daneses les encanta ser juguetones, pero esto puede dañar a otros animales porque son muy grandes. Tener un gato cerca puede provocar algo dentro del perro y hacer que se ponga juguetón.

Es importante que si tiene un gato y desea obtener un Gran Danés, tome precauciones para garantizar la seguridad de ambos animales. Los grandes daneses irán tras los gatos, especialmente si el perro es más joven, especialmente en sus días de cachorro. Es normal que persigan mascotas y gatos más pequeños, pero con el tiempo pueden adaptarse.

Sin embargo, los gatos y los grandes daneses pueden llevarse bien, ¡es posible! Varias personas tienen gatos y grandes daneses que trabajan maravillosamente juntos. Los grandes daneses tienen las personalidades perfectas para los gatos. Son criaturas gentiles, dulces y amables.

También ayuda cuando los grandes daneses están fuera de la etapa de cachorro. Después de los primeros años, los grandes daneses se calmarán más, lo que será especialmente una buena noticia para su gato.

Los grandes daneses aman naturalmente a sus dueños y pueden ser de la misma manera con los gatos. Con tiempo y paciencia, se puede formar un vínculo entre el gato y el perro. Cuanto más tiempo pase un gran danés con un gato y animales pequeños, mejor.

A medida que pasan más tiempo con criaturas más pequeñas, serán mejores aprendiendo cómo interactuar con ellas sin lastimarlas tanto. Al principio, prepárese para un poco de locura, pero con el tiempo todo se calmará.

Cómo ayudar a un gato a llevarse bien con un gran danés

Aunque los grandes daneses no pueden controlar sus sentimientos para perseguir a su gato, hay algunas cosas que puede hacer para ayudarlo a lidiar con el perro.

Los gatos suelen tener dificultades cuando un nuevo animal llega a sus hogares. A los gatos les gusta aislarse y elegir cuándo amar a los demás como les plazca. Un enorme canino que se vuelve loco cada vez que ve un gato puede ser una experiencia muy aterradora para su felino. Los gatos también pueden ser criaturas adorables, pero debe comenzar por ganar su confianza.

Cuando deje a su gato en la misma habitación que el Gran Danés, proporcione formas para que su gato escape de las habitaciones o tenga un “lugar seguro”. Esta es una excelente manera de comenzar una relación. Incluso si un gran danés ama a su gato, recuerde que a su gato puede no gustarle el gran danés.

Si los gatos tienen un estante para saltar o un lugar especial que el Gran Danés no puede alcanzar, esto le proporciona al gato un lugar donde puede sentirse seguro. Esto ayuda a que el gato no se sienta presionado y le brinda una oportunidad de observar al Gran Danés para familiarizarse con él.

Esto también elimina el conflicto para el gato. Si el gato se siente amenazado, su pelo se erizará, bufará y podría arañar al perro. Al proporcionar salidas y lugares seguros, ayuda al gato a mantenerse fuera del modo de pelea.

Otra forma en que un gato podría tener una ruta de escape sería colocar puertas entre las habitaciones o en un pasillo. Los grandes daneses no suelen ser grandes saltadores a pesar de tener grandes piernas.

Al colocar una puerta, mantiene al Gran Danés alejado del gato y le permite salir pacíficamente, creando así armonía para el gato y el gran danés.

Asegúrese de que el gato permanezca dentro de la casa. Cuando llega una nueva mascota y el gato logra salir, pueden huir. Las nuevas mascotas pueden ser aterradoras para el gato. Los gatos al aire libre que se ven obligados a compartir su propiedad con los perros pueden tener dificultades y pueden irse por un tiempo.

Cómo ayudar a los grandes daneses a adaptarse a un gato

Otra forma de ayudar a un gran danés a relajarse sería ayudarlo a comprender cómo ser amable con el gato. Ayudará a calmar al gran danés antes de traer al gato a la habitación. Una vez que su perro esté tranquilo, traiga al gato, pero sosteniéndolo para que el perro no salte a él y así el gato no se escape.

Una vez que los dos estén con usted, puede ayudar a su gato a mantener la calma sosteniéndolo y tener a los dos juntos. Asegúrese de mantener a los dos tranquilos usando palabras amables y gentiles.

Al hacer tiempo para que las dos mascotas se sienten juntas, ayudará al perro a ver que puede estar tranquilo con el gato y que este no es un juguete.

Probablemente no sea la mejor idea hacer que las mascotas estén solas juntas al principio porque el Gran Danés puede volverse salvaje. Tenga cuidado de estar siempre cerca de los dos.

Entrenar a los grandes daneses en torno a los gatos puede llevar tiempo, pero con paciencia y pequeños esfuerzos, los dos se familiarizarán más. Una vez que estén más familiarizados entre sí, hará que el perro quiera morder al gato un poco menos.

Críe a los grandes daneses con otros animales

Los grandes daneses reaccionarán aún mejor a los gatos si crecen cerca de otros animales. Si conocen animales cuando son jóvenes, no les resultará extraño ver a un gato unirse a ellos en la casa más adelante.

Aunque es posible que no tenga otras mascotas viviendo con usted mientras cría a su perro, hacer que su perro pase tiempo con otros perros, especialmente perros pequeños y otros gatos, ayudará a preparar a los grandes daneses para vivir con un gato.

Será necesaria la supervisión cuando su gran danés pase tiempo con otros animales. Como se dijo anteriormente, los grandes daneses son de gran tamaño y, a menudo, no entienden cuánto poder tienen realmente.

También es importante vigilarlos cerca de niños pequeños, ya que podrían ser derribados. No porque los grandes daneses sean malos, ¡simplemente son tan grandes!

Preguntas relacionadas

¿Qué altura tienen los grandes daneses? Los grandes daneses varían en altura dependiendo de si son hembras o machos. La altura típica para una hembra es de 28-32 pulgadas o 71-81 cm. La altura para los machos es de 30-34 pulgadas o 76-86 cm. ¡Eso es al menos 2 pies y medio de altura! Tenga cuidado antes de comprar un Gran Danés, ya que debe estar preparado para un perro así de grande.

¿Los grandes daneses desprenden mucho pelo? Sí, los grandes daneses desprenden mucho pelo, pero por suerte para sus dueños, no es tan malo porque tienen pelajes cortos. Puede parecer mucho pelo porque los grandes daneses son grandes, ¡así que prepárese! ¡van a soltar más pelo que un perro normal de pelo corto!