Seleccionar página

Recientemente compré una casa y quiero tener un perro para protección y compañía. Me encanta el tamaño y la apariencia del pastor alemán, pero necesito un perro que no ladre mucho debido a mis vecinos. Antes de decidir sobre esta raza, necesitaba saber si el Pastor Alemán ladra mucho para poder mantener la paz en mi nuevo vecindario.

Mientras investigaba esta raza descubrí algunas cosas interesantes, siga leyendo para obtener más información.

¿Los pastores alemanes ladran mucho?

¿Los pastores alemanes ladran mucho?   Los perros pastores alemanes ladran mucho. Originalmente criado para el pastoreo, este es un rasgo que está arraigado en su naturaleza. Ladrar era necesario para que hicieran su trabajo y, en muchas situaciones, todavía lo es hoy. 

Ladran cuando hay algo importante que decirle a su dueño o familia, y de lo contrario responden bien a la capacitación.   Si está buscando una raza de perro que esté alerta a su entorno y necesite protección, ¡esta raza es la elección correcta!

¿Por qué ladran los pastores alemanes?

Los pastores alemanes ladran para protegerse a sí mismos y a su territorio o familia.  Sus ladridos pueden significar agresión si están cuidando su comida, o miedo si se encuentran con un oso. 

Si también puede significar una advertencia a un intruso externo o prestarme atención, para su propietario que está ocupado trabajando. Sus emociones y pensamientos juegan un papel tremendo en cuánto ladran.

El pastor alemán fue criado originalmente como una raza de perro de trabajo. Poseen un alto nivel de inteligencia, naturaleza protectora y una gran capacidad para detectar situaciones, emociones y otros problemas en su entorno.

Como raza de trabajo, ladraron mucho para advertir a la manada o a los humanos de posibles peligros o situaciones que podrían amenazar a la manada que vigilaban.

Mientras que en nuestro mundo moderno tienen muchos trabajos que pueden realizar. Cualquiera sea el papel que desempeñen en nuestra comunidad y en nuestro hogar, se toman muy en serio ese trabajo.

Ladrar es un medio de comunicación para perros. Ladran para expresar emociones y pensamientos, así como para comunicar deseos y necesidades u otros problemas que puedan ocurrir en el entorno.

Algunas de las emociones que expresan incluyen miedo, ira, aburrimiento, soledad, amistad o diversión.

Cabe señalar que el Pastor Alemán no ladra sin motivo si está ladrando, es algo a lo que se debe prestar atención y abordarlo.

Como dueño de un perro, si no vemos una amenaza o situación inmediata en su entorno, podemos pensar en otras posibilidades y prestar atención a su lenguaje corporal, que también utilizan para comunicarse con nosotros.

El primer lugar para verificar es sus necesidades. Deben tener suficiente agua limpia y fresca todos los días, así como una alimentación saludable adecuada. Deben recibir la cantidad adecuada de ejercicio y tiempo de juego al aire libre, así como mucha atención para hacerles saber que son amados. Deben tener un lugar cómodo para dormir y un ambiente hogareño de bajo estrés para vivir.

Si todas estas áreas están en orden, entonces su propietario debe mirar su lenguaje corporal para descubrir por qué ladran en exceso. Por ejemplo, si ladran mientras regresan a la puerta trasera que conduce al patio, tal vez necesiten ir al baño o algo está sucediendo afuera.

¿El pastor alemán hace otros ruidos además de ladrar?

Al igual que otras razas de perros, el pastor alemán hace una variedad de otros ruidos. Estos ruidos ayudan en la comunicación y pueden incluir gruñir, aullar y quejarse, por nombrar algunos.

A diferencia de sus compañeros humanos, el pastor alemán no tiene un vocabulario para expresar cuándo están heridos, tristes o algo está mal. Los ladridos, así como sus muchos otros sonidos, son la forma en que comunican estas cosas, junto con su lenguaje corporal.

El pastor alemán ladra mucho y hace muchos otros ruidos, pero no emiten estos sonidos sin ningún motivo. Gimiendo cuando se acuestan u otros sonidos que no parecen dirigir hacia ti se pueden dejar solos. Seamos realistas, ¡los humanos incluso nos hacemos ruidos!

Otros ruidos que se combinan con emociones o lenguaje corporal intenso deben abordarse de inmediato.

¿Cómo puedo ayudar a mi pastor alemán a estar callado?

La capacitación es el mejor método para limitar los ladridos innecesarios y otros ruidos. Le enseña al Pastor Alemán lo que se espera de ellos en su hogar, familia y vida.

El entrenamiento es una parte necesaria de la vida de todos los perros, al igual que la educación es para los niños. El entrenamiento les proporciona las herramientas y habilidades que les permiten ser un perro saludable, feliz y agradable. Promueve buenos comportamientos al tiempo que limita los comportamientos negativos.

Afortunadamente, el pastor alemán es una raza altamente inteligente que responde bien al entrenamiento. Funcionan mejor cuando se les enseña lo que se espera de ellos.

El entrenamiento debe comenzar lo antes posible, preferiblemente con su criador. Una vez que se ha completado la capacitación, requieren un propietario que pueda administrarlos y hacer cumplir las reglas. Responden mejor cuando saben quién está a cargo y los respetan más si se les recuerda esto con firmeza pero con amor.

Estos recordatorios pueden venir en forma de comandos vocales para recordarles que se callen cuando sea necesario o que se sienten. 

Son un perro leal que forma un fuerte vínculo con su dueño o familia humana, responden bien al entrenamiento, ya que no solo quieren proteger a su dueño o familia, sino porque también quieren complacer a su dueño.

¿Debería enseñarse a un pastor alemán a no ladrar?

No. Ladrar es una herramienta necesaria para cualquier perro, incluido el pastor alemán. Ladrar ayuda a un perro, independientemente de la raza, a comunicar las necesidades, deseos, pensamientos y sentimientos que pueda tener. Los ladridos también expresan su conocimiento de las situaciones o problemas que surgen en su entorno inmediato de los que quieren informarle.

Con el entrenamiento adecuado y el refuerzo diario, el pastor alemán aprenderá lo que se espera de ellos con respecto a los ladridos y otros ruidos. Aplicarán este entrenamiento y ladrarán cuando lo consideren apropiado.

¿Hay ciertos momentos en que el pastor alemán podría ladrar más?

Sí. El Pastor Alemán es un perro de trabajo, la mayoría de sus ladridos serán por razones importantes que pueden incluir, informar a su familia sobre el peligro o proteger a su familia. Si tienen miedo o se vuelven agresivos, esta sería otra razón por la que ladrarían más.

Si ladran en exceso en otros momentos, es posible que necesiten que se les recuerde a través de comandos vocales. Si esto no ayuda, consultar con su veterinario puede ser útil.

¿Los ladridos indican un problema de salud?

Sí y No. Ladrar no necesariamente significa que el Pastor Alemán tiene un problema de salud grave, pero puede significar que algo está mal con ellos, tal vez tengan dolor o estén heridos.

Si ladran en exceso o muestran un lenguaje corporal que indica un problema, esto puede ser una posibilidad. En este punto, su dueño o familia debería tomarse el tiempo para descubrir qué les está molestando.

Si el problema no se puede resolver mediante una inspección física de su cuerpo, lo mejor es consultar a su veterinario. Un ladrido excesivo, en raras ocasiones, puede indicar problemas de salud más graves.

Un área en la que el ladrido excesivo está relacionado con problemas emocionales es la ansiedad, la ansiedad por separación en particular. Algunas razas de perros pueden tener una mayor incidencia de ansiedad por separación. El pastor alemán es una de esas razas.

Son amorosos y leales y forman un fuerte vínculo con su dueño o familia. Aunque son físicamente fuertes, atléticos y capaces, prosperan en esta conexión que comparten. 

Esta es una de las principales razones por las que hacen tan buenos protectores y perros guardianes porque protegerán hasta el final.

Esta naturaleza protectora y el vínculo profundo que forman pueden traer otros problemas emocionales si se los deja solos durante demasiado tiempo. Si su dueño o familia está fuera por un período prolongado, pueden sufrir ansiedad y ansiedad por separación.

Este problema emocional puede revelarse en ladridos excesivos u otros comportamientos negativos. A veces debe abordarse con su veterinario, pero la mayoría de las veces no.

Asegurarse de que no se queden solos por períodos prolongados puede ayudar a mantener alejados su ansiedad por la separación, así como también los ladridos u otros comportamientos negativos.

En conclusión

Ladrar puede ser un comportamiento negativo si se sale de control o es excesivo. No es probable que el pastor alemán tenga este problema.

Ladran a menudo, pero solo cuando es necesario, por lo que es mejor prestar atención a lo que intentan comunicarle.

Asegurarse de que se satisfagan sus necesidades, incluidas las necesidades emocionales, así como ofrecerles un amplio tiempo de conexión con su propietario los mantendrá saludables. Esto a su vez minimizará cualquier problema de ladrido que pueda surgir.

¡Un pastor alemán sano, feliz y amado es un perro que se porta bien!