Seleccionar página

Como una persona que vive sola, decidí que quería un perro que me hiciera compañía y me ayudara a socializar. Quería un perro que no fuera demasiado grande para intimidar a otros, pero que no fuera un perro pequeño y alegre. El Bulldog Inglés parecía ser un perro de aspecto único, así que pensé en investigar más a fondo.

Esto es lo que descubrí en mi investigación.

¿Son peligrosos los bulldogs ingleses?

Los Bulldogs ingleses no son perros peligrosos en absoluto debido a su temperamento y personalidad. Con una personalidad amigable y acogedora, el Bulldog Inglés sería más propenso a lamer a una persona que atacarla, ya que son más pasivos y fáciles de llevar que otras razas. 

Si está buscando un perro que tenga más probabilidades de extender la alfombra de bienvenida que gruñir o ladrar a alguien, ¡el Bulldog Inglés es el perro perfecto para usted!

Lo que hace que un perro sea peligroso es su personalidad y temperamento. Esto puede ser producto de muchas cosas y a menudo comienza con su cría. Otro factor que determina si un perro es peligroso es si es impredecible en su temperamento y naturaleza.

Además de la cría, su temperamento, personalidad y naturaleza innata pueden verse afectados por diferentes cosas. El entrenamiento, la socialización, los problemas de salud, el medio ambiente, el nivel de estrés y la edad pueden jugar un papel importante en la formación de un perro para que sea peligroso o no.

Hay muchos perros de varias razas que tienen un historial históricamente agresivo que son notoriamente los bebés de sus familias. Estos perros rompen el molde de lo que es característicamente peligroso. Pueden ser físicamente grandes, tener una corteza profunda y fuerte u otros rasgos físicos que los hacen parecer peligrosos.

Sin embargo, cuando se trata de un empujón, son el empujador que permanece durante horas en el suelo disfrutando de cada minuto de un masaje abdominal que ofrece el extraño en la casa.

Mejor aún son las razas de perros que históricamente fueron animales de compañía que no parecen tener un hueso peligroso en sus cuerpos. Sin embargo, los problemas relacionados con su educación, medio ambiente, salud o capacitación no se abordaron adecuadamente.

Entonces, un día, cuando un amigo o pariente desprevenido viene a visitarlo, se rompe y se convierte en un perro peligroso o agresivo a pesar de su herencia.

El punto es que los perros peligrosos vienen en todas las razas, por lo tanto, cualquier perro puede ser peligroso si la combinación correcta de factores se unen para crear ese escenario.

El Bulldog Inglés fue criado para cosas muy peligrosas, si seguimos sus antecedentes históricos, podrían considerarse peligrosos, pero en general no lo son en absoluto.

Si son criados de un cachorro con amor, atención y satisfaciendo adecuadamente sus necesidades, prosperarán. Si son saludables y reciben una capacitación y socialización consistentes y exhaustivas desde una edad temprana, se convertirán en excelentes perros.

Si su entorno familiar está lleno de amor y atención y no sufren negligencia, maltrato o abuso, estarán contentos. Si están libres de la mayor cantidad de estrés posible mientras reciben un refuerzo continuo de lo que se espera de ellos positivamente y revisan las habilidades sociales regularmente, estarán felices, contentos, amorosos y amigables.

Esto no solo es cierto para el Bulldog Inglés, es una receta para la verdadera felicidad de cualquier raza de perro.

¿Qué puede hacer que un Bulldog Inglés sea peligroso?

Hay una mezcla de escenarios que pueden hacer que cualquier perro sea peligroso y que sean tan únicos como cada perro.

Además de la socialización adecuada, el entrenamiento y el amplio amor y felicidad, algunos eventos o situaciones determinados pueden desencadenar una reacción en un perro que puede hacerlo peligroso, independientemente de la raza. 

Cada perro es único en lo que son estos desencadenantes. Cuanto mejor conozca a su perro y su personalidad y temperamento, más fácil será evitar episodios.

Las situaciones y los escenarios pueden incluir, el cartero que viene a dejar el correo, el gato doméstico rascándose la oreja, demasiada lucha con los niños de la familia, olores o sonidos extraños.

Una vez que el dueño conoce a su perro, está armado para abordar los problemas que pueden surgir de la agresión basada en la situación que puede hacer que cualquier perro sea peligroso.

Durante muchos años, el Bulldog Inglés ha sido criado para ser un compañero social y amigable para los humanos. Esto los convierte en una maravillosa adición a cualquier hogar que busque un perro. Si bien a veces tienen una racha territorial cuando se trata de otros perros o animales, generalmente no son confrontativos.

Cuando se trata de criar el Bulldog Inglés, los criadores que son responsables y realmente se preocupan por la raza seleccionan el mejor perro para criar.

Esto incluye elegir perros que tengan un temperamento más suave para crear el Bulldog Inglés que sea amigable y pacífico. La parte agresiva del fondo genético no se puede eliminar por completo.

¿Cuáles son algunos factores desencadenantes del Bulldog Inglés que podrían hacerlos peligrosos?

Las emociones son factores desencadenantes para el Bulldog Inglés o cualquier perro que pueda hacerlos peligrosos. El miedo sería la principal emoción para hacer que un perro se vuelva peligrosamente agresivo. El miedo a ser lastimado, maltratado o maltratado puede causarles daño a otros.

Si un Bulldog inglés se crió como un cachorro en un ambiente amoroso y vive en un hogar amoroso, el miedo solo se volvería aparente cuando haya un peligro real como un intruso.

El comportamiento territorial a veces puede convertirse en tendencias agresivas y peligrosas. Si la formación adecuada y la socialización se abordan desde el principio para el Bulldog Inglés, esto no debería ser un problema.

Los problemas de salud pueden hacer que un perro amigable se vuelva peligroso y agresivo. Si bien el Bulldog Inglés puede y a menudo sufre muchos problemas de salud, si a la familia y a los amigos se les enseña a respetar físicamente al perro, esto nunca debería ser un problema. 

¿Cuáles son los signos de un peligroso Bulldog Inglés, o de cualquier raza?

Gruñir, ladrar, chasquear, gruñir mirando fijamente y los cambios en la posición del cuerpo pueden ser signos de un perro peligroso que está a punto de volverse agresivo. Sus orejas o cola pueden cambiar de posición y estos signos también se pueden combinar de varias maneras dependiendo del perro.

Cabe señalar que los perros muy dominantes pero peligrosos no mostrarán signos de su agresión y de repente se volverán peligrosos para los que los rodean sin previo aviso.

Los Bulldogs ingleses rara vez son agresivos, pero cada perro es único. Si por alguna razón un Bulldog Inglés se volviera peligroso, hay claras señales de advertencia que informarán a quienes lo rodean que algo se está gestando.

Si el dueño del Bulldog Inglés conoce a su perro lo suficientemente bien, estas señales de advertencia se pueden abordar desde el principio antes de que no haya salida de una situación peligrosa.

¿La edad juega un papel en si un Bulldog Inglés es o no un perro peligroso?

Sí, la edad juega un papel en si un Bulldog Inglés puede ser peligroso o no. Los cachorros son generalmente felices y amables, comen, duermen, juegan entre ellos y así es la vida.

En etapas posteriores de la vida, el medio ambiente, la salud, el estrés y otros factores pueden crear dificultades que pueden hacer que Bulldog Inglés sea peligroso. Sin embargo, esto no es la norma, ya que la mayoría de los Bulldogs ingleses son pasivos y relajados.

¿Hay algo que pueda hacer para evitar que mi Bulldog Inglés se vuelva peligroso o agresivo?

Sí. La mejor herramienta para la prevención es conocer a su perro por dentro y por fuera. Conozca sus problemas de salud, su personalidad, lo que les gusta y lo que no les gusta. Sepa quiénes son y qué los mantendrá felices y adorables.

Esto incluye saber qué tan bien han sido entrenados, dónde necesitan práctica adicional, etc.

Cuanto mejor los conozca, más fácil será evitar que suceda una situación difícil, o al menos disminuirla.

Aparte de esto, proporcionar un hogar amoroso, saludable, pacífico y feliz para que vivan es una buena base. Esto puede crear el escenario adecuado para que el Bulldog Inglés prospere, crezca y sea feliz.

¿Qué puedo hacer si mi Bulldog Inglés se vuelve peligroso y agresivo?

Si tiene una base sólida como el responsable (y esto es de vital importancia para cualquier entrenamiento de perros), mantener la calma también puede ayudar a un perro agresivo o emocional a calmarse.

Toman pistas de nosotros, por lo tanto, si usted está a cargo y tranquilo, seguirán su ejemplo.

Use los comandos de entrenamiento que se les han enseñado para detener lo que están haciendo y acudir a usted.

Otras ideas útiles incluyen eliminarlos para el escenario y distraerlos.

En conclusión

Si bien cualquier perro puede ser peligroso y agresivo en cualquier momento, el Bulldog Inglés no es un candidato probable. Prefieren acurrucarse a tu lado en el sofá para una buena película que lastimar a nadie.

Con la mentalidad, las herramientas y el entorno adecuados, cualquier perro, independientemente de su origen racial, puede ser feliz, amigable y no amenazante. El Bulldog Inglés solo tiene un mejor control de las cosas.

¡Solo prepárate para compartir esos refrigerios tuyos y hacer espacio en tu día para jugar, abrazar y divertirte, y te mostrarán lo deliciosos que pueden ser!